13.2 C
Xalapa, MX
12 noviembre, 2019
Columnas

DANTE, FLAVINO, DUARTE

ADELANTE

Pepe Valencia

–Noche del martes 17 de diciembre de 1996, el exgobernador Dante Delgado viaja en vehículo por una de las calles de la Ciudad de México. De pronto lo interceptan agentes al mando del director de la Policía Judicial del Estado de Veracruz, Jorge Obrador Capellini. Lo detienen y trasladan al penal de Pacho Viejo, adonde ingresa la madrugada del miércoles 18. En operativos casi simultáneos también arrestan a sus ex colaboradores Gerardo Poo Ulibarri y Porfirio Serrano Amador.

Al momento de la captura, Dante iba acompañado por el ex alcalde de Xalapa, Armando Méndez de la Luz.

La estrategia había sido diseñada y operada desde Xalapa por el entonces secretario general de gobierno, Miguel Ángel Yunes

Linares, aunque la instrucción habría sido directa del presidente Ernesto Zedillo.

–Domingo 12 de marzo de 2017, agentes ministeriales capturan al exgobernador Flavino Ríos Alvarado, en el exclusivo fraccionamiento residencial del Lago en Xalapa. Había autorizado que Javier Duarte utilizara un helicóptero del gobierno estatal para salir de la ciudad. El gobernador Yunes Linares encendió la luz verde para este arresto.

–Sábado 15 de abril de 2017, en lujoso hotel con vista a hermoso lago, en la vecina república de Guatemala, es aprehendido el exgobernador Javier Duarte de Ochoa y meses después extraditado a México.

Miguel Ángel Yunes Linares, primero como candidato, luego como gobernador electo y ya como mandatario en funciones, denunció y presionó para que a Duarte se le vinculara a proceso por diversos delitos.

En estos tres espectaculares encarcelamientos se movió la mano justiciera o vengadora –según se le quiera ver– de Yunes Linares. Hoy la espada de Damocles pende ominosa sobre la testa de este exgobernador.

Algunos afirman que nunca lo alcanzará la filosa guillotina obradorista. Otros aseguran –hasta lo desean— que de un momento a otro habrá orden de aprehensión.

Sería Yunes el cuarto exgobernador de Veracruz en ser conducido a prisión.

Dante salió de Pacho Viejo, fundó un partido político y actualmente es poderoso senador de la república.

Flavino se ha retirado de la vida pública y radica en Xalapa.

Duarte continúa internado en el Reclusorio Norte en Ciudad de México, muy activo en declaraciones y como columnista en medios de comunicación.

Yunes se pasea en libertad, sin temor de ser detenido y declara que no se irá del estado porque nada debe.

Hagan sus apuestas: ¿Caerá en prisión o se erguirá victorioso una vez más?

Post Relacionados

Deje un comentario