13.3 C
Xalapa, MX
16 diciembre, 2019
Columnas

El Baldón: Autosuficiencia si, el cómo es lo cuestionable

Por: José Miguel Cobián

Cuando el presidente afirma que es una meta del sector público lograr la autosuficiencia, esa afirmación es digna de aplauso, porque un país que no es autosuficiente corre el riesgo de sufrir chantajes de aquéllos que le otorgan la suficiencia.

Pensar en los años en que se ha buscado el negocio personal, el cochupo, la mordida, a costillas de la patria llena de oscuridad cualquier corazón o pensamiento de cualquier mexicano medianamente informado, mexicano que reconozca la realidad del otro, no la de ellos, la de la clase media y alta que estuvieron progresando, gracias a la explotación de las clases populares.

¿Necesitamos gasolina mexicana? Sin duda, si se frenan las importaciones, en seis días se acaba toda la gasolina en el país. ¿Necesitamos autosuficiencia alimentaria? ¡Claro que sí!, los gobiernos que nos surten de alimentos, en particular, maíz, frijol, y proteína vegetal para engorda animal, nos pueden poner de rodillas en cualquier momento, pues somos un país que no es capaz de alimentar a su gente.

¿Necesitamos pensar únicamente en gasolina cuando hablamos de energía? No, para nada, primero debe elaborarse un plan energético a largo plazo, que contemple sobre todo las energías limpias.

¿Vale la penas construir una refinería que cueste 8,000 millones de dólares en Dos Bocas? No, para empezar no cumplirá la meta de 340,000 barriles diarios. No, porque se puede comprar una refinería que produzca 100,000 barriles diarios en 457 millones de dólares en otro país. Es decir, con 1,500 millones de dólares podríamos comprar tres refinerías listas para producir mañana, y entregar al país 300,000 barriles diarios. La refinación no es gran negocio, cuando se construye una nueva refinería lo primero es el análisis financiero –que hoy no tenemos-. Si resultara que es rentable, el segundo paso es pensar en la oxidación junto al mar, por eso, las refinerías no están en la costa, ya que incrementa el costo de construcción, luego, hay que pensar en la materia prima, la cual, no existe en México, pues una refinería modular utiliza crudo ligero, mismo que no hay en México, así que o se hace otro tipo y no se cumplen los plazos, o se decide continuar importando crudos ligeros. Por último hay que analizar dónde se va a consumir la producción de la refinería, y resulta que el mayor consumo es en el centro y norte del país, así que habrá que invertir en ductería con todos los conflictos legales de servidumbres de paso, y prevención de huachicoleo. En resumen, si la refinación deja centavos, jamás se van a recuperar los ocho mil millones de dólares, no se debe de construir en costa, no tenemos crudos ligeros y no tenemos redes de distribución que salgan de Dos Bocas.

Pensemos lo que harían ocho mil millones de dólares invertidos en producción de energías limpias, la promoción de la sustitución del combustóleo, gasolinas y diesel

por electricidad para mover vehículos e industria, y la posibilidad, entonces sí, de lograr la independencia energética. Eso, en este sexenio está olvidado totalmente, no hay una visión de largo plazo, ni en Cenace, ni en Cre, ni en Sener, ni en Pemex, ni en CFE. Incluso ya ha habido cancelación de proyectos, para energías limpias en este sexenio. El problema fundamental es que no hay planeación a largo plazo, ni se usan las herramientas que a nivel mundial se tienen para reducir consumos de gasolinas, a niveles que las refinerías actuales sean capaces de surtir. Tampoco hay redes de almacenamiento de combustibles, así que incluso siendo autosuficientes en gasolina, un simple bombardeo o sabotaje a cada refinería del país, detendría a todo el parque vehicular en seis días.

El proyecto de generar mayor producción en el campo es excelente en su concepción, y deficiente en su implementación. El presidente cree -porque así lo ha dicho en las mañaneras-, que está promoviendo el empleo en el campo nacional. Sin embargo, el dinero está llegando a los propietarios de las parcelas, que de por sí tienen empleo en sus propias parcelas, no se crean nuevos empleos, pero parece que no le han explicado los detalles finos al presidente López Obrador. Se está promoviendo principalmente la siembra de frijol, maíz y árboles frutales o maderables, pero no hay todavía un proyecto viable que comience a dar frutos en el corto plazo. Los campesinos que jamás han sembrado cualquiera de estos productos no tendrán la mejor productividad en sus parcelas, la curva de aprendizaje es larga, y la capacitación es breve, muy breve, sin el apoyo tecnológico adecuado y personalizado para cada productor. Si algo le falta a este programa es un extensionista capacitado y cercano al productor.

Los resultados los veremos en tres años. La refinería –siempre y cuando no cambie la narrativa presidencial por puro pragmatismo-, puede ser construida en Tabasco o en cualquier otro lado, pero no producirá más de 150,000 barriles diarios y usará petróleo importado, se diga o no. Su construcción puede afectar la calificación de PEMEX y la del propio país, lo cual puede generar problemas económicos indeseables. La Refinería se va a construir bajo el mando de dos personajes que traen pleito ranchero, Rocío Nahle y Octavio Romero, esperemos que sus diferencias personales no afecten su desempeño. La refinería puede salir más cara por los costos de aprendizaje de los técnicos mexicanos, o por licitaciones fraccionadas que no serán públicas.

No tendremos una política de desarrollo de energías renovables durante este sexenio, ya sea por incompetencia, desconocimiento o desinterés en quienes deberían de promoverlas. Así que dentro de seis años, México estará más rezagado que ahora respecto de sus principales socios comerciales en este tema.

La producción de maíz y frijol va a aumentar, y habrá que esperar que alcancemos un nivel de autosuficiencia, el cual todavía se ve muy remoto de alcanzar.

El presidente López Obrador, apuesta contra el mercado, contra las opiniones delos especialistas y contra la propia maquinaria lenta y pesada de la burocracia. En

menos de tres años veremos si pudo vencer, o si conforme la realidad se vaya imponiendo, él cambiará su narrativa y se adaptará a esa nueva realidad, evitando problemas mayores al país.

www.josecobian.blogspot.mx elbaldondecobian@gmail.com @jmcmex

Post Relacionados

Deje un comentario