14.2 C
Xalapa, MX
24 octubre, 2020
Columnas

LA MULTA MÁS ALTA DE LA HISTORIA (I)

LINO PEREA FLORES
LUNES 5 DE AGOSTO DE 2019
El Gran Hackeo o The Great Hack, es un documental llevado a la pantalla por Netflix que narra la historia de una empresa británica-estadounidense, que utiliza como argumento el uso equivocado de la información almacenada en las redes sociales, para ser utilizada principalmente en la política, de manera que se pueda inclinar la balanza hacia propósitos nada éticos, a través del mal empleo del voto ciudadano.
De hecho, es una historia muy truculenta que narra cómo los temas de investigación de un académico polaco de la Universidad de Cambridge en Inglaterra, posteriormente son utilizados por la empresa Cambridge Analytica, utilizando los datos contenidos en las redes sociales, principalmente la proveniente de Facebook.
La historia de estas ideas con las que se podría escribir una novela de ciencia ficción, se remonta a 2008 cuando Michal Kosinski, un estudiante originario de Varsovia, es admitido en el Centro de Psicometría del Laboratorio Cavendish, de la Universidad de Cambridge, Inglaterra.
Con el paso del tiempo esta persona y otras conforman un equipo de trabajo, con expertos en la psicometría de agregados de individuos, desarrollando un método de perfiles psicológicos y gustos, a partir de trazos de grandes conglomerados (Método Ocean), utilizando la información contenida en el big data que se estaba generando en el mundo digital, en particular el de las redes sociales, con propósitos políticos y de mercadotecnia.
Sin pensar que estos conocimientos podrían tener diversos usos, otros personajes fueron los que utilizaron dichas investigaciones con fines de persuasión masiva, a partir del conocimiento que podría contener las informaciones derivadas del big data, principalmente de la red social Facebook.
La evolución de estos eventos derivó en mayores aplicaciones, que se fueron concatenando con la vida real de las poblaciones, por personas ligadas a la empresa Cambridge Analytica, filial de otra empresa más grande, de tal forma que el análisis de la información masiva, tratada de una manera científica, daría como resultado que pudiera considerarse la misma, con fines de manipulación de los grupos de población bajo consideración y con fines de persuasión masiva.
Desde la aparición en 1957, del libro que ya es un considerado un clásico, “Las Formas Ocultas de la Propaganda” (The Hidden Persuaders), escrito por su autor Vance Packard, no habían aparecido ideas tan espectaculares como las anteriormente señaladas, porque ni siquiera existían ni la información de grandes agregados ni las computadoras, ya no se diga las redes sociales.
Hoy aunque todavía se siguen estudiando las aportaciones al conocimiento de Packard, incluyendo la publicidad subliminal, que se vale de diferentes métodos para lograr la culminación de los procesos de ventas, a través de sistemas de persuasión; ahora, con el devenir de los años, nos estamos encontrando con ideas y conocimientos cada vez más sofisticados. Las técnicas de los algoritmos informáticos, aplicadas por Cambridge Analytica dan cuenta de ello.
Se afirma por diversos expertos en el tema, que este esquema de sofisticación donde la información que se proporciona con fines aparentemente inocentes, es lo que ha derivado ya en la intervención del mundo actual, de varios gobiernos de diferentes países, para que se tomen medidas en estos asuntos, de tal manera que por ejemplo, la Unión Europea multe a Facebook y Google, por permitir el uso indiscriminado y privado de la información que recabó de sus usuarios, para usos distintos a los acordados por las empresas de las poblaciones usuarias.
En el caso de los Estados Unidos de América ,ha sucedido lo mismo con mayores consecuencias, ya que a Facebook se le ha aplicado la multa más alta en la historia del mundo a una empresa, cinco mil millones de dólares, o casi el equivalente de cien mil millones de pesos.
Pero no es para menos, la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, conocida como Bréxit, la postulación de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos de América e información clasificada y confidencial, con datos proporcionados por Wikileaks, divulgados en su mayoría por Julian Assange, obtenidos o hackeados subrepticiamente, de los servidores de diversos países, en gran parte con la ayuda de hackers rusos, para desestabilizar los regímenes más democráticos en el mundo, han servido para alienar los resultados de las votaciones ya en varios países de mundo, además de haberles creado serios quebrantos a diversas empresas  e instituciones alrededor del planeta, con información difundida y diseminada, aunque procesada y manipulada, en algunos casos todavía con alcances desconocidos.
Estos antecedentes, se han extendido según los conocedores del tema a diversos países y diversas regiones del mundo; por ejemplo en México y en entidades federativas como Veracruz, aplicando las redes sociales y utilizando diversos métodos persuasivos de replicación, usando bots y trolls en tiempos normales, que de acuerdo a los que conocen del tema, en tiempos de elecciones son cada vez más utilizados para alienar a la opinión pública, afectando ni más ni menos, el resultado de las votaciones locales y nacionales; todo ello, utilizando los medios electrónicos masivos y diversos recursos.
Mientras todo ello acontece, las economías mexicana y veracruzana, se siguen estancando y ya son motivo de manipulación de la información, por parte de tirios y troyanos o fifís y chairos.
Volviendo a nuestra historia, fue un grupo de estudio de la Universidad de Cambridge, Inglaterra, quien podía establecer perfiles psicológicos al tomar como base las preguntas que se les hacían a los grupos bajo estudio.
Así, se dice que eran cinco rasgos de carácter personal los que debían medirse con estos datos, pero suficientes para delinear los gustos e inclinación de los grupos bajo estudio; estos serían: apertura hacia lo moderno, que tan perfeccionista puede ser un individuo, que tan sociable es un individuo, que tan afable puede ser una persona y, que grado de neurosis puede alcanzar.
Por último, son los jóvenes de hoy los más entendidos en estos menesteres, emergiendo por ejemplo, una nueva clase empresarial en forma de “influencers”, con lo más destacado y con mejores posicionamientos e información en diversos asuntos; son por estos motivos, los individuos del mañana, los de hoy, los que desde ahora pueden ya manipular las noticias con fake news en las redes sociales y que muy bien podrán llegar también a manipular, como ya está sucediendo en diferentes latitudes, las intenciones de voto del electorado. Es el nuevo empoderamiento de los jóvenes.
Comentarios: linopereaf@yahoo.com (*) Maestro en Ciencias y Doctor en Economía por la London School of Economics and Political Science, de la Universidad de Brunel y la Universidad de Londres, Inglaterra.

Post Relacionados

Deje un comentario